Brasil, viajando a través de colores

0 Comments 🕔11:00, 26.nov 2014

Mi destino se ha cruzado con Brasil, tengo multitareas en este inmenso país.

Me encanta mezclar placer con trabajo. Entonces, cuando vengo a Rio estoy en una, llamemosla, lujosa casa de huéspedes. Es el hotel La Suite by Dussol!

brasil13

brasil9

Situado en un lugar tranquilo, y exclusivo. Tiene una de las mejores vistas a la ciudad y un acceso a un secreto bien guardado : la playa la Joatinga.

brasil11

brasil10

brasil12

Tiene dos piscinas, una que parece estar en el mar, encima del acantilado y la otra en plena naturaleza. Romántico y escondido. Parece que estas suspendido en las manos de tu amor.

 

brasil8

La tranquilidad te hace sentir mecido por la brisa y arrullado por el mar.

Tiene unas habitaciones maravillosas y unas vistas desde sus cristaleras o balcones que te hacen cosquillear los ojos con el atlántico en tus pies.

brasil5

brasil6

 

Para cenar, bajo a Ipanema. Tengo que desintoxicarme de ciertos aspectos que hay en este país pleno de contrastes. No quiero ir a dormir con nostalgia, aunque tengo los pies en el suelo y por eso estoy aquí.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Paseo por la avenida Vieira Souto. Antes he visto la puesta de sol y brindado en la Pedra de Arpoador.

 

brasil15

brasil16

brasil17

 

Tengo reservado en el Giuseppe Grill Leblon. De su cocina salen nobles cortes de Picanha Supra-Sumos do Gril, con suflê de papas y crema de espinacas. Es un manjar!

brasil21

brasil20

brasil19

brasil18

Es un espectáculo ver a los propios pescadores traer la pesca, que se elige en el restaurante a dedo y se paga a peso.

Al otro día, me toca la labor en Minas Gerais. Allí degusto “Romeo y Julieta”, goibada en Pedazos de Ponte Nova con queso minas frescal. ¡Estupendo!

La goibada es una pasta dulce de Guayaba brasileña.

brasil3

GOIABADA

Con esto hago un guiño a mi propia casa, pues curiosamente esa fruta se da en ella.

Mi mamá nos regaló un árbol chiquitito muy cool, que fue creciendo. Tenía unas florecillas rojas preciosas…. Todo bien! Pero, un otoño una de mis perritas comenzó a traernos una fruta desconocida que no entendí de donde procedía. Sorpresa! El arbolito se hizo mayor y daba guayabas brasileñas en el norte de España.

 

Bueno, pues ya sabéis algo más de mi. Mañana será otro día y creo que gratificante…..

 

About Author

No Comments

No Comments Yet!

No one have left a comment for this post yet!

WRITE A COMMENT ON THIS POST

Write a Comment 

Your email address will not be published. Required fields are marked *